Saltar al contenido
Cruceros por Split - Pullmantur

Cruceros por Split

Un completo recorrido entre lo clásico y lo moderno

Con tu crucero Pullmantur tendrás la oportunidad de viajar a la región de Dalmacia, concretamente, hasta la ciudad de Split, considerada como el centro neurálgico de toda la costa Dálmata. Desde un punto de vista geográfico, se encuentra situada a casi 400 kilómetros de la capital de Croacia, Zagreb, y su economía guarda una estrecha relación con el desarrollo turístico, aunque también con importantes industrias, como la naval, u otras actividades destacadas, entre las que sobresale la viticultura. Además, Split permanece protegida por las cordilleras de Kozjak y Mosor, con unas temperaturas regulares y muy agradables durante prácticamente todo el año, debido a que es un destino Pullmantur dotado de un número muy elevado de horas de sol.

Por otro lado, teniendo en cuenta los aspectos más característicos de la historia de Split, resulta esencial destacar que su centro más antiguo está totalmente ligado al famoso Imperio Romano, puesto que fue fundado en el transcurso del siglo IV. En este sentido, en esta concurrida zona de la ciudad, y una de las mejor valoradas por los visitantes, el emperador Diocleciano mandó construir su propio palacio con el objetivo de habitarlo cuando finalizase su intensa vida política. Su meta era disponer de un lugar muy tranquilo, donde poder pasar el resto de sus días alejado del agotador ritmo de Roma y, sobre todo, mirando al mar. En la actualidad, es uno de los palacios romanos que mejor se conservan en todo el mundo.

Cuando te encuentres visitando el Palacio de Diocleciano, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, comprobarás cómo su estructura mantiene una reconocible planta cuadrada, muy característica del periodo romano. De este modo, con sus murallas como principal complemento, que en su origen medían 215 metros de largo por 280 metros de ancho, conseguía ser una construcción prácticamente impenetrable y muy difícil de atacar en las contiendas. Para acceder a su interior, puedes hacerlo a través de varias puertas, aunque la más habitual es la Puerta Áurea, que te abrirá el camino hacia la calle Cardo y a diversas estancias repletas de mármoles italianos, granito rojo e incluso, esfinges de origen egipcio.

Qué ver en Split, un viaje en el tiempo a través de la costa adriática

Otros rincones que merece la pena visitar en Split son el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano, que, posteriormente, se transformó en la famosa y actual catedral de San Diomo. En este sentido, la primera de estas construcciones fue creada para celebrar el culto al dios romano Júpiter y además, ocupa las primeras posiciones en la clasificación de los monumentos más bonitos de Europa. Por otro lado, en el interior de este templo, se encuentra colocada una pila bautismal que procedía, originalmente, del altar del siglo XI de la citada catedral. Además, una vez te encuentres en este lugar, no olvides contemplar los relieves con los diferentes detalles de la representación escultórica medieval más antigua de un rey europeo, en honor al croata Petar Krešimir IV.

Por su parte, el Mausoleo de Diocleciano, o lo que es lo mismo, la catedral de Split, se encuentra dedicada, en su totalidad, a venerar la figura de la Vírgen María. Además, en contraposición, también incluye el campanario en honor a San Duje, patrono de Split y martirizado junto a otros cristianos en las persecuciones ordenadas por el emperador Diocleciano. Sin embargo, a día de hoy, no es posible observar la mayoría de las características originales de esta edificación, puesto que la tumba desapareció y muchos de sus detalles formales fueron destruidos en diferentes acciones de rebeldía de los cristianos desde el siglo VII, aunque aún se conservan sus monumentales puertas de madera con imágenes de la vida de Cristo, una obra del maestro Buvina.

Junto a ellos, tampoco puedes perderte algunos de los vestigios de la Edad Media que aún permanecen en pie en Split como, por ejemplo, el Ayuntamiento de la ciudad, que data del siglo XV. Además, si te apetece dar un agradable paseo en la mejor compañía, una de las mejores opciones es que te traslades hasta el Paseo marítimo de Split, en el que podrás observar algunos monumentos de reconocible estilo renacentista, como la plaza Republike o de la República, que se localiza a muy poca distancia de la iglesia románica de San Lorenzo y de la plaza Popolo. Sin ninguna duda, Split es el destino Pullmantur idóneo para perderte por sus interminables callejuelas que mezclan diversos estilos arquitectónicos y respiran permanentemente el agradable olor a salitre del mar.

Turismo en Split: planes culturales, actividades artísticas y dosis de historia

Si lo que quieres es profundizar en los rasgos históricos y culturales de Split, te recomendamos que visites el Museo Arqueológico, uno de los más antiguos de Croacia, construido en el año 1820, el Museo etnográfico, que data del siglo XX, y la Galería de Arte, que abrió sus puertas en el año 1931. Además, en esta ciudad también existe un hueco muy destacado para el deporte y sus diferentes disciplinas. Por ejemplo, en 1979 fue el lugar escogido para acoger la celebración de los Juegos Mediterráneos, con la participación de decenas de clubes deportivos de todo el mundo. En este sentido, se aprovechó esta cita para construir variadas infraestructuras, con una amplia oferta deportiva marítima e instalaciones para otros deportes de tierra, como la escalada.

Sin embargo, si lo que quieres es entrar en contacto con la naturaleza más viva y pura de Croacia, tan solo tendrás que realizar un pequeño recorrido por carretera, de apenas 15 minutos de duración, hasta el casco viejo de Varos, en Marjan. Allí se localiza el conocido como Parque Forestal, un escenario completamente verde, cuidado hasta el más mínimo detalle, en el que podrás caminar con total comodidad, ver su zoológico y obtener una espectacular vista panorámica de Split. Además, una vez acudas a esta zona, también resulta muy interesante que asciendas hasta la cima de Telegrin, una de las más altas del país, que te regala una sorprendente visión de las cercanas islas de Hvar, Brac, Solta y Vis, reconocidas por los visitantes como idílicos rincones y auténticas joyas de la costa Dálmata.

Una de las mejores maneras de descubrir la esencia de Split es realizando una pequeña ruta a pie por algunos de sus enclaves más icónicos, entre los que sobresale, sin ninguna duda, la estatua de Grgur Ninski o el obispo Gregorio de Nin, al que todas las personas que llegan a este punto tocan el dedo gordo del pie porque, al parecer, este gesto se asocia directamente con la obtención de buena suerte. De hecho, la figura tiene el mencionado dedo de un color mucho más brillante en comparación con el resto de partes de esta escultura. Y por último, el broche de oro perfecto para tu estancia en Split tendrá toques marinos si te diriges a la playa de la Bacvice, ubicada muy cerca del casco antiguo y repleta de turistas en determinados momentos del año por su reconocible belleza y su arena compuesta por pequeñas piedras.

Cruceros destacados