Saltar al contenido
Cruceros por Sète - Pullmantur

Sète

Navega hasta Sète, la extraordinaria Venecia de Languedoc

Desde 1666 hasta la actualidad y siempre teniendo por bandera una singular historia relacionada con el monarca francés Luis XIV y una rica gastronomía basada en el marisco, la ciudad de Sète ha destacado por ser el objeto de deseo para pescadores italianos, artistas y, sobre todo, para todos aquellos amantes de las ciudades europeas inspiradas en Venecia.

El puerto de Sète es famoso por ser la salida al mar del Gran Canal du Midi o Canal del Mediodía, una vía fluvial levantada para realizar intercambios comerciales entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo sin necesidad de atravesar el Estrecho de Gibraltar. Antes de desembocar, se funde con el bellísimo lago o Étang de Thau, en cuya orilla nordeste se erige Sète y sus característicos canales.

Desde la cubierta de tu barco Pullmantur podrás comprobar como el horizonte de esta ciudad de la región francesa de Languedoc-Rosellón está dominada por la isla-colina Mont Saint Clair, el faro de San Luis, la torre de la iglesia de San Luis y la torre Art-Decó del Palacio Consular. Todos estos irresistibles atractivos turísticos rompen con el armonioso equilibrio en cuanto a altura que conforman los edificios de arquitectura estilo Luis XIV y napolitana de la parte antigua Sète.

Sète, pura esencia marinera desde el puerto hasta la cima del Mont Saint Clair

El emplazamiento en el que Sète comenzó a desarrollarse y el actual centro neurálgico se encuentran en el mismo sitio, el icónico puerto del canal Royal, que hace las veces de Plaza Mayor. Así, además de ser un destacado punto de encuentro, es donde, en julio, con motivo de las fiestas de San Luis, se celebran las Justas de Languedoc, una torneo medieval, pero sobre el agua.

Para hacer turismo en Sète, lo mejor es compaginar los paseos por los muelles, como el quai de la Consigne o el de Lemaresquier, con las encantadoras callejuelas de las partes más alejadas del agua. Al recorrer estas últimas, podrás admirar bellas esculturas de artistas como la Mamma de Di Rosa en la Plaza Hospitalet o el Poufre de Nocca en la Plaza León, entre otros.

Respecto a las iglesias de Sète, además de la de San Luis, merece especial mención la capilla de Notre Dame de la Salette, en concreto sus frescos. Dicho templo se alza en la cima del Monte Saint Clair, desde donde disfrutarás de unas vistas fantásticas de todo Sète. Asimismo, también te dejarán maravillado el cementerio de los marineros, el Teatro del Mar y el Museo Paul Valéry.

Contempla la arquitectura de Montpellier, uno de los privilegios de viajar a Sète

A poco más de 30 kilómetros al noroeste de Sète te encontrarás con la exquisita ciudad de Montpellier. Fundada en el siglo VIII, en sus calles podrás contemplar edificios de diferentes estilos, desde aquellos levantados en arquitectura medieval francesa hasta el conjunto neoclásico del arco del Triunfo, Plaza Royale du Peyrou y el acueducto de San Clemente.

Un poco más moderna, de mediados del siglo XIX, datan la mayor parte de suntuosos edificios de la majestuosa Plaza de la Comedia, que conecta la parte moderna de la ciudad con el delicioso barrio medieval de Ecusson. De este conjunto de estrechas callejuelas, destacan la Torre de la Babote y la gótica Catedral de San Pedro de Montpellier.

Por último, este viaje a Sète, además de permitirte conocer atractivos turísticos como el teatro Molière de esta ciudad o el Jardín Des Plantes de Montpellier, te hará disfrutar de deliciosas preparaciones culinarias, como las ostras de Sète, calamares rellenos o la bullabesa. Para ello, puedes escoger entre acudir al canal Royal o al pintoresco barrio pescador de la Pointe Courte. Sin duda, el colofón ideal para despedir este inigualable destino de este crucero Pullmantur.

X