Saltar al contenido
Cruceros por Dublín - Pullmantur

Cruceros por Dublín

Déjate sorprender por la vibrante y siempre verde capital de Irlanda

Dublín es la capital de la República de Irlanda y al mismo tiempo, la ciudad con mayor número de población de toda la isla. Se encuentra ubicada en su costa este, frente a las aguas del mar de Irlanda y concretamente, en el espacio natural creado por la desembocadura del río Liffey. Esta metrópolis fue fundada por los vikingos alrededor del año 841 y se considera que, inicialmente, era un punto muy importante en el comercio de esclavos con otras ubicaciones relevantes del mundo, así como una destacada base militar. Además, Dublín fue reconocida como la única capital del país desde la Edad Media.

Toda la ciudad se encuentra dividida en diferentes territorios, siendo el área del Consejo de la Ciudad de Dublín uno de los más importantes. Por otro lado, también destaca la existencia del propio condado de Dublín, que se distribuye en pequeños centros administrativos, como por ejemplo, Dún Laoghaire-Rathdown, Fine Gall-Fingal y el Consejo del Condado de Dublín Sur. Sin embargo, Dublín puede presumir de ser el auténtico núcleo de control político, administrativo, económico, industrial y cultural de toda la República de Irlanda. En este sentido, obtuvo el reconocimiento de la comunidad científica internacional y fue nombrada como Capital Europea de la Ciencia en el año 2012.

Históricamente, siempre ha existido una gran diferencia entre la zona norte y la parte sur de la ciudad de Dublín, con el río Liffey como elemento natural divisorio. Por un lado, en el pasado se consideraba que la población del norte estaba formada, esencialmente, por la clase trabajadora, mientras que en el sur habitaban diferentes conjuntos sociales de clase media y media-alta. Sin ninguna duda, esta peculiar división tuvo su origen de los estereotipos marcados por la subcultura dublinesa, aunque también existían otras divisiones sociales evidentes, sobre todo, por cuestiones económicas, entre los suburbios costeros en el este de la ciudad.

Los mejores rincones turísticos para descubrir la esencia de Dublín

A la hora de realizar turismo en Dublín, uno de los mejores puntos de comienzo es O’Connell Street, la calle más ancha de la ciudad. No es una zona que contenga excesivos atractivos artísticos, aunque sí es un entorno muy frecuentado por los visitantes. Entre sus principales monumentos se encuentran el obelisco del Monument of Light y la Oficina Central de Correos, el lugar exacto en el que se proclamó la República de Irlanda. Posteriormente, podrás desplazarte hasta Henry Street, que es una de las principales arterias comerciales de la vertiente norte del río Liffey.

Posteriormente, continuando con tu itinerario por las calles de Dublín, deberás moverte hasta la parte sur del río, que aglutina la mayor parte de los puntos turísticos de interés de la ciudad. Algunos de los que más te llamarán la atención son la curiosa fachada de forma circular del Banco de Irlanda y el Trinity College, que es la universidad más antigua de Irlanda. En su interior, podrás recorrer su patio central, sus jardines y su espectacular biblioteca, que dispone de una gran sala del siglo XVIII, en la que se expone el famoso Libro de Wells.

Muy cerca de este edificio y tras caminar hacia el oeste, se halla la zona de Temple Bar, conocida internacionalmente por sus típicos pubs y su gran ambiente de ocio nocturno. A continuación, y en dirección hacia la peatonal Grafton Street, que es la principal arteria comercial de la ciudad, resulta obligatoria la parada frente a la estatua de Molly Mallone, uno de los iconos de Dublín, inspirado en la figura de una mujer pescadera que iba vendiendo sus productos por las calles de toda la urbe.

Monumentos urbanos, destacadas construcciones y cerveza típica irlandesa

Sin ninguna duda, Dublín es una ciudad plagada de rincones que merece la pena descubrir, como por ejemplo, todos aquellos que se encuentran localizados en el espacio comprendido entre la zona de Temple Bar y la famosa fábrica de cerveza Guinness. Algunos de ellos son la catedral de San Patricio, el castillo de Dublín, el Ayuntamiento de la ciudad y la exposición de Dublinia. Cada uno presenta sus propias características como recinto y no todos son igual de interesantes para todo tipo de visitantes según su edad, por lo que puedes elegir cuáles de ellos deseas visitar.

Precisamente, cualquier visitante que llegue a Dublín está obligado a conocer la fábrica de Guinness y la Guinness Storehouse, ambas situadas algo alejadas del centro, justo a dos kilómetros al oeste de Dublinia. En su exposición, que se distribuye a lo largo de siete alturas de edificio, se explica detalladamente el complejo proceso de elaboración de la cerveza negra, la historia de la marca y un sinfín de anécdotas históricas. Además, también podrás subir hasta el llamado Gravity Bar, en su parte mas alta, obteniendo unas impresionantes vistas de toda la ciudad.

Finalmente, si dispones de tiempo para continuar conociendo otros lugares, justo antes de regresar al barco, lo más recomendable es que formes partes de la visita guiada a Kilmainham Gaol, una antigua cárcel en cuyo interior estuvieron presos algunos de los protagonistas de la independencia irlandesa. Para llegar hasta ella, deberás desplazarte algunos kilómetros al oeste de la fábrica de Guinness. Y si quieres concluir tu estancia en Dublín con una última visita a otra importante fábrica de bebidas, la vieja destilería de Jameson, que te aportará una gran cantidad de información sobre la fabricación y degustación del whisky.

Cruceros destacados

X