Saltar al contenido
Cruceros por Bélgica - Pullmantur

Cruceros por Bélgica

Turismo de cuento de hadas, un país bello y tranquilo del norte europeo

Se trata de un país relativamente pequeño, aunque viajar a Bélgica siempre deja un buen sabor de boca a todos sus visitantes por razones más que evidentes. Cuenta con un gran número de interesantes y variadas atracciones turísticas, incluyendo desde ciudades medievales y abadías donde los monjes gestionan sus propias fábricas de cerveza, hasta colinas, frondosos bosques y los conocidos campos de batalla de la I y II Guerra Mundial. En este sentido, Bélgica es un buen destino Pullmantur tanto para ir en familia, como en compañía de niños, pareja o amigos. Sin ninguna duda, cualquier persona que decida viajar a Bélgica no se quedará indiferente ante sus múltiples posibilidades y alternativas de ocio para disfrutar al máximo durante el transcurso de la escala del crucero.

Desde un punto de vista geográfico, el país está situado en un enclave privilegiado del mapa mundial, consiguiendo que su puerto marítimo se convierta en un lugar perfecto para aquellos que buscan profundizar en diferentes regiones del país o como punto de partida para los viajeros cuyo objetivo es explorar otros destinos de Europa. La capital de Bélgica es Bruselas, que se encuentra a aproximadamente 85 minutos de París por carretera, a menos de 2 horas de Londres y a alrededor de 2 horas y media de Ámsterdam, la capital oficial de los Países Bajos. Además, otras ciudades que merece la pena visitar, situadas muy cerca de Bélgica, son Lieja, Namur, Tournai y Brujas, a las que podrás llegar tras un viaje de aproximadamente una hora en tren.

A la hora de visitar Bélgica, se abre ante ti una completa experiencia turística que tiene lugar en dos países en uno. Por un lado, la parte norte de Bélgica, de habla holandesa, conocida tradicionalmente como Flandes, incluye algunas ciudades de referencia en Europa, como Amberes, Brujas y Gante. En líneas generales, su arquitectura permanece en buen estado de conservación, con sobresalientes referencias de estilo gótico y barroco, pintorescos canales, calles adoquinadas y el mejor chocolate del país. Por su parte, Valonia, que es la región francófona de Bélgica, puede presumir de contar con las colinas boscosas del bosque de las Ardenas y el entorno salvaje de la Haute Fagnes, un lugar en el que conviven en armonía muchas especies animales curiosas y plantas.

Nuestros principales puertos de embarque en Bélgica

Crucero con escala en Bélgica: ciudades medievales con encanto

Recorrer Bélgica no solo resulta interesante por sus bellos pueblos y ciudades, sino que también merece la pena realizar turismo en Bélgica por sus galerías de arte, su gastronomía, su cerveza, sus paisajes y la amabilidad de sus habitantes, que propicia que tengas la oportunidad de conocer a un montón de gente nueva durante tus vacaciones. Y si te preocupa el clima de este país a la hora de decantarte por este destino Pullmantur, a pesar de que se encuentra localizado en el centro de Europa, su clima es muy agradable durante los meses más calurosos del verano, algo muy similar a los que se encuentran bañados por las aguas del mar Mediterráneo. Sin embargo, si lo prefieres, en invierno su estampa también es muy llamativa, con hermosos pueblos belgas repletos de nieve.

Bélgica es un país que se deja llevar por los encantos del tranquilo mar del Norte, al tiempo que se mantiene orgulloso de su herencia y su monarquía. Por ello, basta con que recorras sus calles para que puedas apreciar numerosas muestras de arte flamenco y legados arquitectónicos de gran valor histórico como, por ejemplo, la estación de tren de Antwerpen-Centraal. Además, también resulta interesante que te desplaces hasta sus deliciosas aldeas cercanas, puesto que viajar a Bélgica es una combinación perfecta de progreso cosmopolita e icónica tradición. Sin embargo, Bélgica también ha sido capaz de mantener su efervescencia como gran país europeo, presentando un amplio abanico de ciudades medievales y vistosos contrastes que saben conquistar a sus habitantes y a los turistas.

Disfruta con Pullmantur de una experiencia única que te permitirá descubrir las maravillas de las principales ciudades de Bélgica que, además, se encuentran muy cerca unas de las otras, puesto que tan solo necesitarás desplazarte en tren para descubrir, por ejemplo, Bruselas, reconocida como capital de la Unión Europea. En su interior, se encuentra la que se asegura que es la plaza más bonita de todo el continente europeo, llamada Grand Place. Además, entre todo lo que hay que ver en Bélgica, sobresalen la ciudad de Amberes, con sus grandes caserones de estilo Art-Noveau, o la siempre fascinante Brujas, de reconocible origen medieval, con unos mágicos campos repletos de amapolas y un maravilloso casco histórico que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Otros increíbles lugares que merece la pena ver en Bélgica

Aunque Bélgica es uno de los países mejor conectados de la Unión Europea, para muchas personas, esta pequeña nación localizada entre Francia, Alemania y Países Bajos sigue siendo una gran desconocida. En muchas ocasiones, es eclipsada injustamente por sus vecinos, a quienes poco o nada tiene que envidiar en lo referido a patrimonio histórico-artístico y cultural. Por ello, entre los lugares más bonitos de Bélgica se encuentran Gante y Dinant. La primera de estas ciudades se encuentra en el noroeste de Bélgica, en la confluencia de los ríos Lys y Escalda, mientras que la segunda pertenece a la región de Valonia y destaca por sus abruptos acantilados y por ser la cuna del inventor del saxofón, Adolphe Sax, incluyendo diversas exposiciones sobre la evolución de este instrumento musical.

Una vez te encuentres en Bélgica, también te recomendamos visitar Lovaina, apenas a media hora en tren desde Bruselas. Se trata de una de las ciudades universitarias más concurridas de Flandes, algo apreciable en la composición de una población eminentemente joven. Su prestigioso centro universitario, que contó con la presencia de personajes como Erasmo de Rotterdam, fue fundada a principios del siglo XV. Además, entre sus principales atractivos se encuentran su plaza Oude Markt, conocida como la 'barra de bar más larga del mundo', la iglesia de San Pedro o el Ayuntamiento gótico de la ciudad, con su impresionante fachada repleta de importantes personajes de la Biblia y de la historia de la ciudad, en una colección superior a 230 estatuas.

Finalmente, tampoco pierdas la ocasión de conocer Namur, la capital de Valonia, que se encuentra situada en la confluencia de los ríos Mosa y Sambre, dentro de un amplio recinto fortificado de gran relevancia histórica, rodeado por imponentes parajes naturales. Entre todo lo que hay que ver en Namur, unas de sus construcciones más importantes es su ciudadela, situada en un montículo que marca el punto exacto en el que se fusionan ambos ríos. Pero, sin ninguna duda, la catedral de Saint-Aubain es otro de los monumentos que hay que visitar en Namur. Es un templo barroco levantado a mediados del siglo XVIII, con un interior amplio que alberga un impresionante púlpito tallado en madera. El recorrido por esta ciudad resulta muy agradable y si tienes tiempo de sobra para visitar el país, te recomendamos que la incluyas en tu lista de rincones que ver en Bélgica.

Cruceros destacados por Bélgica