Saltar al contenido
Crucero Escocia e Islas Británicas - Pullmantur

Crucero Escocia e Islas Británicas

Un crucero con esencia celta y la belleza de Escocia y las Islas Británicas

El crucero Escocia e Islas Británicas te presenta la oportunidad de viajar por mar, a bordo de uno de nuestros confortables y completos barcos, hasta interesantes destinos turísticos de Noruega, Reino Unido e Irlanda, destacando especialmente las escalas que se realizan en los pequeños y principales puertos de las escocesas Islas Shetland e Islas Órcadas. Este crucero Pullmantur, de 7 noches de duración, comienza su itinerario en el puerto de Trondheim, que se sitúa como la tercera ciudad más grande de Noruega. En este sentido, si algo destaca de ella es su ambiente cercano en el interior de su centro urbano, combinado con decenas de tiendas, que hacen de Trondheim un lugar perfecto para realizar compras y adquirir los mejores recuerdos de tus vacaciones.

 

 

 

A la hora de realizar turismo en Trondheim y conocer sus lugares más característicos, una de las visitas obligadas es la catedral de Nidaros, reconocido como el santuario nacional de Noruega. Se trata de un templo luterano, de estilo gótico, con reconocibles influencias inglesas y románicas. Para llegar a ella, deberás desplazarte hasta la parte meriodional de la ciudad, justo al lado del río Nidelva. Como curiosidad, esta catedral es la segunda más grande de los países nórdicos, tan solo superada en tamaño por la catedral de Uppsala en Suecia. A día de hoy, es una de las pocas supervivientes en territorio noruego, junto a la también magistral obra de la catedral de Stavanger.

 

Otros lugares que merece la pena visitar en Trondheim son el Museo de Arte de la ciudad, o lo que es lo mismo, el Trondheim Kunstmuseum, que cuenta con la tercera mayor colección pública de arte en Noruega, incluyendo obras y piezas de arte de los últimos 150 años, y el Museo Nacional de Artes Decorativas, que, entre su amplia colección, también alberga la única exhibición de carácter permanente en Noruega de artes y piezas de artesanía japonesas. Además, también te recomendamos que te adentres en el Palacio del Arzobispo, la antigua residencia de los arzobispos católicos de la catedral de Nidaros.

Conoce importantes focos turísticos de la bella y mágica Escocia

La primera escala de este recorrido por Escocia y las Islas Británicas te llevará a pisar tierras escocesas, exactamente, a desembarcar en la capital de las naturales Islas Shetland, Lerwick. Se trata de un destino Pullmantur que ha ido creciendo de forma lenta pero segura, consiguiendo ser, en la actualidad, un puerto de referencia por su enorme actividad comercial, empresarial y turística. Este hecho es debido al esfuerzo realizado por los pescadores holandeses de arenques desde el siglo XV, que trabajaban en Bressay Sound, su principal entorno natural protegido. A la hora de realizar turismo en Lerwick, no debes dejar de visitar Hay's Dock, la única parte que se conserva del muelle original de la localidad, Commercial Street, su arteria comercial más destacada, y Fort Charlotte, una importante construcción de artillera del siglo XVII que se puso en pie durante las guerras anglo-holandesas.

 

 

Por otro lado, también en Escocia, tendrás la posibilidad de descender del barco en el puerto de Invergordon, considerado como la vía de acceso por carretera a la región de Northwest Highlands, donde se localizan algunos de los paisajes más llamativos de la naturaleza de Escocia. Desde este punto, cualquier visitante puede desplazarse hasta Inverness, una de las pocas ciudades de gran tamaño de este punto geográfico, que dispone de diferentes ubicaciones turísticas destacadas como, por ejemplo, el castillo de Inverness o el Museo y la Galería de Arte de la ciudad. En el interior de estos dos últimos recintos artísticos se exhiben las exposiciones más interesantes sobre la historia, arqueología, ciencia, arte y música más representativas de las Tierras Altas escocesas, así como la oportunidad de observar en directo algunos tesoros de la época vikinga.

"Crucero por Escocia, tierra de castillos y mágicas leyendas"

 

Y a menos de quince kilómetros de la capital de Escocia, se localiza South Queensferry, un coqueto pueblo junto al estuario del río Forth, cuyas aguas poco profundas requieren, generalmente, que el desembarque se realice mediante pequeñas embarcaciones hasta la línea de costa. Una vez te encuentres en este destino Pullmantur, dispondrás del momento perfecto para conocer Edimburgo, una ciudad de estilo medieval auténtico, que permanece en un entorno paisajístico envidiable gracias a las populares y verdes colinas de Escocia. Entre todo lo que hay que ver en Edimburgo, sobresalen la catedral de St. Giles, el castillo de Edimburgo, la Galería Nacional de Escocia, los jardines de Princess Street y la calle Royal Mile, que comunica el castillo con el palacio de Holyroodhouse.

Descubre nuestros cruceros por destinos

Siente la auténtica esencia vikinga de Dublín

Posteriormente, con tu crucero Pullmantur llegarás a Kirkwall, la capital de las Islas Órcadas, en Escocia. Esta concentración de población se localiza al sureste de la isla Mainland y muestra a sus visitantes una auténtica maravilla de estilo medieval en Escocia: la curiosa catedral de arenisca de Kirkwall. Junto a ella, otros edificios que merece la pena conocer en esta región son la catedral de San Magnus y el Palacio del Obispo, abierto como complejo eclesiástico desde el siglo XII. Y tras visitar algunos de los rincones más importantes de Escocia, finalmente viajarás hasta la capital de Irlanda, Dublín. En ella, no pierdas la oportunidad de tomar una pinta de cerveza en Temple Bar y descubrir algunos de sus monumentos históricos, como el Trinity College o el pulmón verde St. Stephen's Green, al tiempo que realizas tus compras en O' Connell Street.

En este sentido, otros de los rincones importantes de Dublín, que merecen ser visitados con detenimiento, son Grafton Street, una de las calles peatonales más concurridas de Dublín, en la que se encuentra ubicada la famosa estatua de Molly Malone, el castillo de Dublín, que fue reconstruido tras sufrir un grave incendio en el año 1684 y cuyo interior se conserva, a día de hoy, en perfecto estado, y el Ayuntamiento o City Hall de Dublín, una construcción que representa a la perfección las características de la arquitectura georgiana de la ciudad. Además, como curiosidad, este edificio fue construido entre 1769 y 1779 por el gremio de los mercaderes, puesto que, inicialmente, la finalidad de sus estancias era acoger las oficinas de la Cámara de Comercio.

"De las Islas Órcadas a la tierra de James Joyce"
Finalmente, tampoco puedes dejar atrás Dublín sin conocer la antigua cárcel de Kilmainham, que fue inaugurada en 1796 y en sus celdas interiores permanecieron encerrados muchos de los personajes implicados en la lucha por la independencia de Irlanda, durante un periodo de más de 100 años, y el almacén de cerveza Guinness (Guinness Storehouse), construido a principios del siglo XX como recinto de fermentación de este apreciado producto líquido. Desde el año 2000, se encuentra abierto al público para mostrar sus diversas exposiciones y en la quinta planta, ofrece a los visitantes la posibilidad de tirar su propia pinta, haciéndoles entrega de un curioso diploma que acredita su destreza.

Cruceros destacados por Transatlánticos y Especiales